sábado, 7 de junio de 2014

Disyuntivas

Lo cuerdo, lo sensato, es que ese cuento jamás sea publicado. La consciencia me lo repite diariamente: ya fue, Bruno. Lo escribiste para matar, lo escribiste para fabular. Pero salió muy real. No es recomendable publicarlo. Y no lo es porque lleva una parte mía, pero sobre todo lleva una parte ajena; una parte que no me corresponder contar o al menos no en esa dimensión.

El respeto por lo ajeno, aún cuando nadie más lo perciba, nos hace también mejores personas.

Tampoco me correspondía dejar tan mal a otros. A veces los hechos -por reales que sean-, cuando solo son contadas desde una perspectiva, resultan arbitrarios e injustos. Si alguna vez esa historia se cuenta o se escribe, debiera tener la perspectiva de cada los involucrados y eso no me corresponde. Escapa de mis posibilidades.


Pero soy obstinado. Hay algo que me pide ponerlo en este blog, difundirlo. Puede que no sea muy correcto, pero ¿y qué si lo es?

Además, nadie lee este blog ¿o sí?



3 comentarios: