lunes, 2 de diciembre de 2013

Renacer

Ten cuidado, pues aún sigo deshecho.
Lo que ves son las esquirlas de lo que fui;
las trizas de mi versión feliz.

Ten cuidado, por favor.
Pueden cortarte y aún pueden quebrarse un poco más.
Tardará algo de tiempo reconstruirme,
pero si lo logras, prometo regresar fundido en acero:
resistente, infalible e inquebrantable.

Ten cuidado,
y disculpa la insistencia,
pero las costras aún no son carne.
Así que si no deseas, si no te interesa, puede irte
y dejar los trocitos en el suelo.
No los sobrepongas si no los vas a unir.

Lima, 28 de noviembre de 2013.


No hay comentarios:

Publicar un comentario