domingo, 4 de noviembre de 2012

Sucumbir


Caer en ti,
nuevamente.
Dejarme caer.

Soltar los instintos.
Ser la rama
que no soporta más 
el peso del fruto.

Y sucumbir una vez más
ante al tentación 
de lo inevitable
aunque deje un amargo sabor,
aunque enferme.

Traicionarte
una vez más.

Deshonrar la palabra,
como el corrupto al juramento.

Entregarme a los deseos,
permitirles manipularme
por una noche, siquiera.
Para luego volver
a esos tus brazos,
donde solo caben certezas.





1 comentario:

  1. "Ser la rama
    que no soporta más
    el peso del fruto."

    Me encantó.

    ResponderEliminar