domingo, 14 de octubre de 2012

Procesos

Hoy asumo mi derrota y a la vez descubro mis certezas.

No te odio, solo te descubro.

Mis esperanzas no han muerto. Como tú bien me enseñaste, las deposité en alguien más.

Tu verdad me apena, tu ausencia me enseña, tu alejamiento me autoriza.

¿Diferencias entre lo eterno y lo pasajero?

Un suspiro no es eterno, es desalentador.

¿Recuerdas mi promesa y tus peticiones?

No pidas algo si jamás lo regresarás.

No deberías sangrar, el velo no está soldado.


1 comentario: