lunes, 20 de agosto de 2012

Verdugo

Ya no hay más besos en el metro ni en el parque. No hay más charlas en avenidas o juzgados. No hay más karamanducas ni paseos por el campo de golf. No hay más recomendaciones o llamadas eróticas por la madrugada. Te has ido y esta vez no hay marcha atrás.

Me gustaría que regreses. Todos los días espero tu llamada. He configurado el celular para que cuando llames cante Bosé, pero hasta hoy Bosé no canta y al parecer no cantará en un buen tiempo. 

A veces te imagino entrando por el umbral de esta puerta, viniendo a rescatarme de este inacabable abismo del que no paro de caer desde que te fuiste. Miro la puerta. Uno, dos, tres minutos. No entras. No entrarás.O te imagino simplemente esperándome en una de las bancas de la Facultad. Salgo de clases y te busco con la mirada. No estás. Luego recuerdo que son sólo deseos. 

Te decepcioné y seguro te decepcione más al publicar esto.

Te fuiste y me dejaste vacío. Aunque siempre lo advertiste. Me dijiste que eras un ángel que venía a rescatarme. Lo hiciste y muy bien, F. Gracias por eso, sanaste mis heridas, cuidaste de mí y ahora me dejas a salvo. Pero nunca creí que te irías, pensé que siempre te tendría a mi lado, que, desde aquella noche de marzo en la que hablamos, te quedarías por siempre. No te escuché o no quise escucharte.

¿Será que volverás cuando esté nuevamente herido o ya nunca más regresarás?

Hoy sólo tengo una hoja de papel (¿Será que siempre los ángeles dejan sólo una frase en un papel?) que dice lo que siempre supe:

"Recuerdo que se queda eterno y luego se va, fugaz y eterno".

1 comentario:

  1. seguro que si canta Bose sonaría

    ♫ si tu no vuelves♫♪

    ResponderEliminar