jueves, 30 de agosto de 2012

Eterno ángel

Nunca antes había sido tan feliz al llorar.

Estaba parado frente a ella, destruido porque dejaba ir a la única persona que lo supo querer y entender, tal cual era.
- ¿Me abrazas?
- Claro, ven. Usted es muy bonito -respondió.

Cómo le gustaba que utilicen esa palabra. Nunca antes nadie lo había llamado así. Por eso estaba feliz, porque por fin había hallado lo que buscaba y le retornó la fe y le regresó la esperanza en el mundo. Así que ahora está ahí colgado, esperando por su regreso o por el hallazgo de algo siquiera semejante a ella. Alguien que lo quiera y lo valore del mismo modo.

Lo mejor fueron los besos que nunca se dieron, la cama que jamás compartieron y el orgasmo que nunca sentirán. Así demuestran su amor, con respeto, con sutileza.
Pero su libido, su asquerosa libido, debía aparecer e intentar arruinarlo todo.

Un beso, por favor.
No puedo.

Al día siguiente se sintió fatídico, pero ella seguía ahí, estaba presente. Se había alejado, pero jamás se fue. Un correo, una carta, una señal. Su recuerdo.
Él solo podía agradecer por las noches juntos en el pasto, la siesta en el parque y los consejos a suave voz. Agradecer por ser su protección durante las noches de garúa limeña.

Y ahora, una vez por semana llega la felicidad a su vida en forma de correo electrónico. En resumen, treinta palabras que lo hacían sonreír, que le demuestran como actos tan pequeños pueden hacerte feliz. Y ella le dice 'bonito', nuevamente. Pero qué vacío se siente. Cuán utilizado y denigrado, excepto ella.

No está cumpliendo la promesa. Ella no lo sabe, pero él no puede ser feliz mientras ella siga lejos, disfrutando, la necesita aquí y ahora.
¿Volverá?

Imagina esto: otro correo suyo, pero esta vez dice que volverá, que su compañía la necesita durante todo el verano en Lima, trabajando. Entonces sonríe, siente la felicidad, quiere gritar y bailar, quiere que llegue pronto el verano. Luego recuerda que es solo un sueño, una ilusión y vuelve a sentirse desdichado. No tiene más remedio, trata de ser como ella, de respetarla aún a la distancia, pero no puede. Su lengua, desesperada, busca una cavidad bucal donde introducirse, entonces purga con otras lenguas, las sodomiza y regresa la libido. ¡Qué estropajo es! ¡Cuán usado está!

Ella ya no responde, él mira ansioso el celular, esperando por una respuesta. Di siquiera 'Hola', dime que estás. Di que exististe, por favor, que no inventó todo y que pronto se verán, que lo volverás a abrazar y nunca jamás rozarán sus labios. Dímelo. Díselo.

lunes, 20 de agosto de 2012

Verdugo

Ya no hay más besos en el metro ni en el parque. No hay más charlas en avenidas o juzgados. No hay más karamanducas ni paseos por el campo de golf. No hay más recomendaciones o llamadas eróticas por la madrugada. Te has ido y esta vez no hay marcha atrás.

Me gustaría que regreses. Todos los días espero tu llamada. He configurado el celular para que cuando llames cante Bosé, pero hasta hoy Bosé no canta y al parecer no cantará en un buen tiempo. 

A veces te imagino entrando por el umbral de esta puerta, viniendo a rescatarme de este inacabable abismo del que no paro de caer desde que te fuiste. Miro la puerta. Uno, dos, tres minutos. No entras. No entrarás.O te imagino simplemente esperándome en una de las bancas de la Facultad. Salgo de clases y te busco con la mirada. No estás. Luego recuerdo que son sólo deseos. 

Te decepcioné y seguro te decepcione más al publicar esto.

Te fuiste y me dejaste vacío. Aunque siempre lo advertiste. Me dijiste que eras un ángel que venía a rescatarme. Lo hiciste y muy bien, F. Gracias por eso, sanaste mis heridas, cuidaste de mí y ahora me dejas a salvo. Pero nunca creí que te irías, pensé que siempre te tendría a mi lado, que, desde aquella noche de marzo en la que hablamos, te quedarías por siempre. No te escuché o no quise escucharte.

¿Será que volverás cuando esté nuevamente herido o ya nunca más regresarás?

Hoy sólo tengo una hoja de papel (¿Será que siempre los ángeles dejan sólo una frase en un papel?) que dice lo que siempre supe:

"Recuerdo que se queda eterno y luego se va, fugaz y eterno".

domingo, 12 de agosto de 2012

Apariencias

UNO
Tomasa ingresó hace un año a una religión evangélica por convencimiento de su mejor amiga. Desde hace 8 meses es una asidua asistente de las lecturas de la palabra y las charlas que se dictan en el local de la avenida Arequipa y desde hace 6 dirige, ella misma, a un a grupo de jóvenes en el camino a la tierra prometida. Quien la viera ahora con sus faldones hasta los talones y sus blusas manga larga, no pensaría que hace dos años tenía un novio por semana, que se embriagaba hasta el amanecer y que había dejado a sus padres de 83 años abandonados en un acilo. Hoy todo eso ha cambiado, o por lo menos así parece. Ni bien ingresó a la religión evangélica retiró a sus padres del acilo y hoy se encarga de su cuidado. Tiene un novio (uno solo) desde hace 9 meses y planea casarse en abril. Ha dejado el trago, las discotecas y el 'puchito'. Pero en el fondo, se cansa. Quiere regresar a sus viejos al acilo, botarlos por el balcón, decirle a su nuevo novio que es un lornaza por no saber cachar de perrito. Pobre Tomasa, vive aparentando una vida que no es la suya. Así se no se es feliz.

DOS
Mirko para rodeado de chicas y todos sus amigos lo admiran. Bueno, la verdad es que ni son sus amigos ni lo admiran. La correcta palabra sería: envidia. Hace un par de meses todos esos convencionales lo marginaban. Hace un par de meses tampoco tenía chicas tras él. Hace un par de meses Mirko estaba profundamente enamorado de Anita, su mejor amiga. Pero ella era eso su mejor amiga y nada más. Mirko no lo entendía, así que emprendió un plan para atraer su atención: cambiaría totalmente y estaría con la mayor cantidad de chicas posibles. Tiraría con todas ellas, las utilizaría y las cambiaría cada 3 días. Ni más ni  menos. Pues hasta el día de hoy u plan había resultado. Pasó de ser un completo desconocido a el galán de moda. Todos en la Universidad hablaban de él, menos Anita. A ella no le importaban sus gileos ni su nueva actitud. Y pensar que todo era por ella... Eso era lo que más le dolía a Mirko, quien en sus noches de soledad lloraba profundamente porque sabía que su disfraz de galán se desvanecía al verla. Sabía que ese no era él y, peor aún, no había logrado su cometido.

TRES
Juan Francisco ha aparentado toda su vida, es lo único que sabe hacer: aparentar. Aparenta ante sus viejos, sus primos, sus colegas y algunos amigos. A lo largo de sus 33 años ha aprendido a vivir entre la mentira y el cinismo. Negar todo y vivir una vida de fantasía, salvo frente a mí. Juan Francisco piensa que todo va bien, que si ha podido engañar durante treinta y tres años, pues, entonces, podrá hacerlo durante 30 ó 40 más, aun. Pero lo que él no sabe es que así no conocerá nunca la felicidad. Sí esa felicidad con mayúsculas y en mayúsculas que se siete al vivir en la realidad, aunque dura sea. Siento pena por Juan Francisco, porque no la conoce y no la conocerá si sigue así, pero escribiendo esto tal vez lo ayude, tal vez se anime y les cuente a todos que es un vil roba casas.


La felicidad sólo se consigue al ser auténtico, ante todos, sin remordimientos. No importa si mataste, si odias a la humanidad o si simplemente amas a alguien. Si haces todo eso o más, aun, no temas en mostrarlo. Es parte de la vida.

domingo, 5 de agosto de 2012

Irrefutable

Créeles. Cree todo lo que te digan de mí
porque así soy, así he sido.
No dudes de los rumores,
son todos ciertos.
No importa que tan terrible suene,
ten por seguro que hice todo ello y aun más.
Ellos siempre tienen la razón
La colectividad nunca se equivoca
hablan con certeza y lo pueden probar.
Mi vida se desarrolla según sus palabras,
así que confía siempre en los chismes de calle.
Soy todo lo que dicen y más.
Y no te decepciones, no te ofendas,
ni pretendas cambiarlo.
Es un hecho, real y evidente.