lunes, 30 de julio de 2012

Ese secreto que tienes conmigo

- No te preocupes, no le diré a nadie que te vi aquella noche en esa fiesta: ebria, descontrolada, besando a un desconocido. Ese secreto está a salvo conmigo. Nadie, mucho menos tu novio, me oirá decirlo. Aunque puede que lo escriba.

- Descuida, querido amigo, juro que no le contaré a nadie que solías fumar marihuana tres veces a la semana. No me lo perdonarías y no sería justo decepcionar de ese modo a tus padres. No lo diré. Aunque puede que lo escriba.

- Puedes dormir tranquila, pues nadie se enterará que alquilabas tu vagina por unos cuantos soles. No me siento orgulloso de saber eso, así que tampoco lo contaría. Aunque puede que lo escriba.

- No andaría gritando a los cuatro vientos que encontré sola, abandonada, al borde del abismo. Son cosas muy personales que no podría divulgar. Aunque puede que lo escriba.

- Ve en paz, porque nunca alguien oirá mis labios pronunciar que eres lesbiana, querida amiga, o, como vulgarmente se dice, que eres 'lecca'. Aunque puede que lo escriba.

- Siente mi sinceridad al oírme decir que guardaré tu secreto. Nadie se enterará nunca de lo que me cuentas, amigo. Aunque puede que lo escriba.

Pero no me imites. Por favor, no pretendas vengarte, porque no busco hacerte daño. Escribirte es mi modo de mostrarte cariño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario