domingo, 24 de junio de 2012

Preso


Sentado nuevamente en esta banca
Con el mismo sinsabor entre los labios
Las mismas preocupaciones.
A veces todo es tan monótono,
A veces, sólo a veces, me aburro de todo esto.
Y luego apareces, es extraño
Ya no puedo escribir sin dejar de mencionarte.
Y pienso: al final no todo va tan mal.
Todo ha mejorado,
Todo ha tomado su correcto camino.
Salvo tú, mi excepción a la regla.
Puedes no retornar, quedarte lejos
No importa.
Sé que igual y nunca te irás.
Y aparece alguien, aparecen varios
Pueden estar aquí, pueden estar junto a mí
Pero no están presentes
Pero no trascienden
Pero no eres tú.
Porque tú eres especial ¿Lo recuerdas aún?
Yo lo recuerdo y por si lo olvido
Ahí están esos lugares memorables
Que me recuerdan cada vez que los veo
Los ‘momentos’ que pasamos.
Ésta es mi condena, estoy seguro.
Contigo estoy pagando todas y cada una de mis acciones
Pero qué dulce, pero qué hermosa condena
Si de ti se trata.
No tendrías mejor reo que yo,
Quien voluntariamente se encierre en tu cuerpo
No necesitas enjuiciarme o si quiera acusarme
Yo puedo ir y cumplir todas las penas que me impongas
Pero déjame entrar
Déjame cumplir la condena,
No dejes que siga siendo
Un preso sin cárcel ni celda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario