jueves, 21 de junio de 2012

Partidos

Desjate de jugar la Eurocopa
y te fuiste a jugar el muandialito de 'el porvenir'.
Y cambiaste esos finos y cómodos chimpunes de marca alemana 
por unas sandalias que no protegen tus delicados pies,
unas sandalias que te exponen a el dolor y a la dureza de la pelota.
De la pelota, no hay qué decir.
Dejaste de jugar con pelotas de cuero y detallados diseños
para patear un balón reciclado 
¿de dónde lo sacaste?
Más que un balón
* parece un kión.
Dejaste de jugar con reglas claras y estables
y preferiste la incertidumbre de no tener árbitro, ni juez de línea.
Y lo que es peor, ya no metes más espectaculares goles,
porque en ese partido no eres más protagonista.
Ahora entrenas para los penales que te meterán,
estás pendiente de las bolas altas,
porque los saltos son impredecibles.
Tus rivales te llenan de 'fouls'
y ya no hay a quién reclamar.
Pero todo eso, todo eso que suena tan mal
es lo que ahora prefieres.
Cuidado con los tiros de esquina.


*extracto omitido de la versión virtual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario