domingo, 25 de marzo de 2012

Aún

Supongo que llega un momento en el que quieres echar todo por la ventana del cerebro y dejar a los pensamientos ir. Supongo que hay un día en el que deseas "ya no deseo seguir pensando". Supongo que llega ese instante en el que pensar, querer y extrañar, que son acciones muy densas y agotan poco a poco tu cuerpo, te parecen hastiar hasta ya no poder más con ellas. 

Aún te pienso, aun cuando lo dijiste. 
Aún guardo la esperanza,
siempre lo haré.

No deseo que llegue ese momento. Aunque debo admitir que no es saludable, no quiero dejar de pensarte. Pero cada día que pasa es más difícil y mi mente sigue recreando escenarios que jamás se darán, como consolándose al no presenciarlos. 

Todo es difícil, todo es complicado.

Hoy leí una gran frase de Chavela Vargas: "El amor es un paso. El adiós es otro... y ambos deben ser firmes, nada es para siempre en la vida." .Tan cierto, tan difícil sobre todo si se refiere a ti.

Paso 1. Reconozco que es una buena frase    done
Paso 2. La interiorizo  not yet.

lunes, 12 de marzo de 2012

Pensarte, amar. Mirarte, correr.

Hoy te vi después de mucho tiempo. Desde aquella fatídica tarde.
Hoy estabas más linda que nunca
si hasta el sol lucía opaco frente a tu resplandor.
Y yo tan lejos, y yo tan solo, y yo tan cobarde...
Te vi y no me acerqué, te vi y sólo te deseé.
Y me alejé, me fui lejos.
No te quise mirar y ni yo sé por qué.
Si estabas tan bella, tan linda,
y yo tan cobarde...
¡Pero, si te pensé toda la semana!
Pero si te recordé todas las noches.
Y en los momentos de soledad te invoqué.
Pero al verte sólo pude huir,
avergonzarme y caminar lejos de ti.
¡Qué torpe, qué tonto!
Y ahora estoy aquí una vez más lamentándome.
¿Cuándo podré mirarte a los ojos, princesa, y decirte todo lo que debí haberte dicho?

Lima, 12 de marzo de 2012
18:51

domingo, 11 de marzo de 2012

Should have

Todo lo que aquella tarde debí haber hecho...

Debí haberte dicho que no buscaba algo instantáneo. Por ti podía esperar.
Debí haberte tomado de la mano mientras tomabas ese batido de fresas ¡Ay, fresas! Siempre tan presentes.
Debí haberte abrazado.
Debí haberte preguntado si estabas segura de lo que decías. Algo, en el fondo, me decía que no lo estabas [...]* Tal vez y no te merezca y esa es la razón de todo.
Debí haberme disculpado por todo lo que había escrito sobre ti.
Debí haberte dicho que te quiero.
Debí haberte dicho que te extraño.


*Extracto eliminado en la versión virtual.