domingo, 11 de diciembre de 2011

Remembering

No sé ni qué pensar.
Siento
¿realmente siento?
No lo sé, al parecer no.
Presiento-esa es la palabra.
Presiento que podrá suceder,
que podremos encontrarnos nuevamente
y que podré besar tus labios sabor a fresas dulces.
Entonces, si presiento eso ¿por qué no sentirlo o saberlo, mejor aún?
Porque es un simple presentimiento.
Ya ni sé quién eres, ni sabes tú quien soy yo,
tenemos un recuerdo, pero un recuerdo obsoleto.
Demasiadas cosas han pasado bajo el puente,
el agua ha traído nuevas situaciones,
y se ha llevado otras tantas.
Tantas que ya ni sé qué se ha quedado
y, como siempre digo,
demasiado es negativo.
Ya no sé que pensar.
Ya no sé si quiero pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario