miércoles, 30 de noviembre de 2011

De-vas-ta-do.

¿Te has llegado a sentir devastado? Ese momento en el que anímicamente dice "ya no puedo más", en que emocionalmente tu cuerpo y mente simplemente ya no resisten y quieren dejar todo de lado. Eso es estar devastado. Gritar amargamente y llorar de rabia y frustración. Eso es estar devastado. Sentir que ya no hay más y que la carga ya fue suficiente. Eso es estar devastado. Y sentir, finalmente, que todo lo que pensabas era pasajero, es en verdad eterno.

Nunca hay razón, nunca hay algo específico. Son cientos, si no son miles de cosas las que influyen. Un conglomerado de situaciones que se te enfrentan y tú de tanto enfrentamiento en algún momento tendrás que caer o levantar bandera blanca antes de hacerlo.

Hoy decido levantar bandera blanca.

¡Denme una tregua!

Necesito descansar.

Escribiré pronto.

Hasta entonces,

hasta luego.

Bruno.

NOTA: "Pero, la ficción es sólo un momentáneo remedio, pues, aunque sirve de consuelo a Edith y la distrae de los reveses, la va inhibiendo para la lucha por la vida, aislándola en un mundo mental. Las relaciones con sus amigos se debilitan y estropean; pierde su trabajo y termina desamparada. Aunque su muerte resulta una exageración, desde un punto de vista simbólico es coherente; Edith pasa, físicamente, a donde ya se había mudado en la vida: la irrealidad".  Mario Vargas Llosa -Los cuadernos de don Rigoberto. p. 222.

4 comentarios:

  1. Bruno. A relajarse un rato!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fuerzas huevito.
    Ojala la tranquilidad llegue a tus puertas.
    (que por aqui tmb se ha ausentado)
    =)

    ResponderEliminar
  3. comprate una de esas pelotas antiestres, o sino mata un peluche, o sino escribe.

    "fuerza huevito" lo máximo xd

    ResponderEliminar
  4. Aguante Bruno, lo bueno de esa mierda, es que no será para siempre.

    ResponderEliminar