miércoles, 30 de noviembre de 2011

De-vas-ta-do.

¿Te has llegado a sentir devastado? Ese momento en el que anímicamente dice "ya no puedo más", en que emocionalmente tu cuerpo y mente simplemente ya no resisten y quieren dejar todo de lado. Eso es estar devastado. Gritar amargamente y llorar de rabia y frustración. Eso es estar devastado. Sentir que ya no hay más y que la carga ya fue suficiente. Eso es estar devastado. Y sentir, finalmente, que todo lo que pensabas era pasajero, es en verdad eterno.

Nunca hay razón, nunca hay algo específico. Son cientos, si no son miles de cosas las que influyen. Un conglomerado de situaciones que se te enfrentan y tú de tanto enfrentamiento en algún momento tendrás que caer o levantar bandera blanca antes de hacerlo.

Hoy decido levantar bandera blanca.

¡Denme una tregua!

Necesito descansar.

Escribiré pronto.

Hasta entonces,

hasta luego.

Bruno.

NOTA: "Pero, la ficción es sólo un momentáneo remedio, pues, aunque sirve de consuelo a Edith y la distrae de los reveses, la va inhibiendo para la lucha por la vida, aislándola en un mundo mental. Las relaciones con sus amigos se debilitan y estropean; pierde su trabajo y termina desamparada. Aunque su muerte resulta una exageración, desde un punto de vista simbólico es coherente; Edith pasa, físicamente, a donde ya se había mudado en la vida: la irrealidad".  Mario Vargas Llosa -Los cuadernos de don Rigoberto. p. 222.

sábado, 26 de noviembre de 2011

¿Perú- Nebrazaca?

Ayer fue un cansado día. Estuve por las oficinas de Registros Públicos y demoré 3 horas, sí 3 horas en sacar 2 búsquedas de índices. En defensa del sistema puedo decir que fue por un error mío ya que ese trámite dura cuando más 30 minutos. Mientras veía los números en el televisor y corroboraba que, efectivamente, no coincidían con el número impreso en el papel que tenía entre manos pude ver completo el documental de Marca Perú. No es que nunca lo haya visto, pero ese día, especialmente ese día lo vi con otros ojos. Estaba rodeado de tantas gentes que corrían, esperaban, renegaban que era imposible no combinar ambos escenarios. Perú es un país tan desigual, que dudo mucho que ese comercial nos pinte tal y como somos. Son pocos los gobernantes que realmente se dan cuenta de que somos mucho más que esta gris ciudad, que realmente piensan en las demás ciudades no sólo para el turismo sino para el desarrollo de las ciudades. Porque claro para el turismo ahí sí El norte pone, la sierra pone, Cusco pone, pero si llega una oportunidad para ganar dinero a cuestas de los derechos de los provincianos pues ahí nada 'pone' sólo el dinero. Mientras que pasaban el comercial de Perú, Nebrazca me preguntaba ¿por qué no realizaron todo eso en una ciudad peruana? ¿por qué tener que hacerlo en los Estados Unidos? Imagino un poblado alejado de la ciudad, donde los niños caminan horas para llegar a sus escuelas, donde difícilmente se accede al cuidado de la salud, donde la crisis del euro es un mito y el precio de los 'commodities' no existe. Imagino que de pronto llega un bus como el de Marca Perú y realiza una festividad como la que vemos se realizó en Nebrazca con abundante comida, bailes y sonrisas. Donde todos tengan esos derechos que tan bien suenan, pero que poco se acercan a la realidad. Porque finalmente los ciudadanos de ese poblado también son peruanos y por ende tienen derecho a comer rico ¿no? o por lo menos a comer...

domingo, 13 de noviembre de 2011

Escritor

"Los buenos escritos nacen por inspiración, por necesidad y por vocación, salvo notables excepciones. Y por tanto, uno debe escribir sobre aquello que más le atrae y para lo que se sienta realmente inclinado".
Domingo García Belaunde



Mientras no escribas algo sincero, nunca serás un escritor, serás un simple articulador de palabras, ni siquiera de frases. Los verdaderos escritores nacen en la autenticidad.
Mientras sigas escribiendo para el que te lee y no para ti mismo, seguirás siendo lo que sea, lo que sea menos un escritor.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Escritos varios

08 de octubre de dos mil once.


"Como todo escritor, siento a veces la amenaza de la parálisis, de la sequía de la imaginación (...)"Mario Vargas Llosa.Estocolmo, Diciembre de 2010

Nada más cierto, Don Mario. Aunque muchas veces siento el temor de que ese "a veces" se convierta en un "por siempre". Y es que escribir es un placer tan deleitoso que temo mucho no poder hacerlo próximamente. Estoy en uno de esos tiempos y me da miedo no regresar jamás a mi estado de continuo escribidor. Tengo miedo de no postear o de que se me hallan agotado las ideas. Siento miedo y tristeza, porque escribir se ha tornado en mi quehacer diario, en el norte, en el aire.


19 de octubre de dos mil once.

Quién será ese anónimo que tanta intriga me dejó.
 Debo confesarte, querido anónimo, que desde qe comentaste este humilde blog, este Huevoncio no ha sido el mismo. Cada vez que abro un documento en blanco, antes de pensar en lo que voy a escribir, pienso en ti y en tus palabras "Aún no llega ese magnífico post que espero de ti". Suenan y resuenan decenas d veces en mi cabeza y me pregunto quién eres.
Voy a escribir, pero pienso en tus palabras y tu intención. Desde ese día no has vuelto a comentar ¿me seguirás visitando? Espero que sí, me gustó tu sinceridad, tu 'soltura de huesos', pero sobre todo tu anonimato.

Hoy.

El blog ha cambiado, no sólo de fondo, no sólo en mi denominación, sino también en el estilo. Ahora será más sencillo, más directo, personalmente notaré el cambio, espero poder plasmarlo aquí y que Uds. también lo noten.

Empiezo a sentirme mareado, no sé si es el exceso de grasas en mis venas o es el sueño que vence a mi débil cuerpo. Tengo 22 horas sin dormir, sin embargo no me siento cansado y eso, quienes me conocen lo saben, normalmente es un inexistente.

Fresas, sobre las fresas debo escribir.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Todo vuelve...

Siempre había tenido la teoría de que todo regresa, tarde o temprano, las cosas se repiten- me decía. Sin embargo esta teoría parecía haber llegado a su fin con mi historia con Karina Lamasperra. Hasta hace unos meses sentía que esta era la excepción que confirmaba la regla o que simplemente mi teoría estaba mal formulada, que lo que sucedió con Karinita fue un desliz en el tiempo, un vacío inesperado que había sido subsanado con el pasar de los meses y que probablemente no se repetiría. Tenía, además, la teoría de que cuando andas soltero nadie te empelota ni una salida, pero de pronto cuando te emparejas las chicas caen cuales gotas de lluvia, por todos lados. Pues esa  teoría sí la había podido comprobar empíricamente en estos meses.Sin embargo esta última teoría parece haberse roto para poder confirmar la primera, es una suerte de subsistencia por antonimia, como si se repelieran la una a la otra.

Ayer por la tarde abrí mi Facebook y tenía un mensaje, era de Karina. No voy a mentir: me emocioné, pensé con el pene y no con el cerebro y dije Fuck yeah. Con Karinita todo había sido tan sexual, que eso era lo único que podía esperar cada vez que recibía un mensaje suyo. Pero esa vez fue diferente.

Antes de pasar por su casa pasé por una farmacia, estaba emocionado y pensaba que sería una buena noche, y  que a diferencia de la última vez que la vi, esta vez no tendría remordimientos. Pero esta vez al llegar un baldazo de agua fría me recibió: Karinita estaba completamente diferente, delgada, cabizbaja, ojerosa. Inmediatamente pensé que tenía sida, pasaron ciento de cosas por mi mente. Pensé en morirme en ese momento, tuve tanto miedo que hasta empecé a sentirme débil y acabado. Estaba exagerando, pero el miedo de poder haber contraído dicha enfermedad me invadía.

-¿Qué tienes Karina? - no uso el 'Karinita' fuera de los encuentros sexuales.
- Siéntate, tenemos que hablar.
Nada me hizo sentir peor. Me lo confesará, pensé inmediatamente. Estaba a punto de desmayarme del susto.

- ¿Qué fue? Dime ¿estas enferma?
-Sí, bueno algo así. No es una enfermedad en sí, es un transtorno.
Ahora todo se volvía más confuso, ya no entendía nada.

-¿Transtorno, qué tienes?
-Estoy vomitando., no soporto la comida. Todo empezó como un método...
Para ese entonces sus palabras ya no eran importantes para mí. Ella no tenía sida y eso me bastaba, lo sé estaba siendo egoísta e irresponsable, pero eso era lo más importante en ese momento. Inclusive creo que no pude evitar sonreír.
- ¿Vomitando? ¿desde cuándo eres bulímica?
- ¿Puedes por favor no decir esa palabra? Me pone nerviosa. Y lo hago desde hace un par de meses seguro.
- Karina, lo mejor será que busques un especialista, yo te podré decir mil cosas, pero sólo una terapia te podrá ayudar.
- Tengo miedo, sé que me van a mirar mal y me gritarán.
- Karina, mírate estás completamente delgada.
- Lo sé, ya no empieces por favor. Tan sólo quería alguien que me escuche.
- Y trato de hacerlo, pero por favor busca un especialista.
- Iré, pero ayúdame. Siento que a pesar de todo lo que sucedió y lo que no sucedió entre nosotros, eres el único que realmente me oye.

Sus palabras me hicieron reflexionar y claro, entre nosotros, quiera o no, habían pasado cientos de cosas que a pesar de los meses no se pueden borrar tan fácilmente, aunque lo desee, aunque diga haberlo hecho. Igual y  empiezo a creer que las cosas jamás se olvidan, que todo es un completo recuerdo y que como dicen los de Peor es Nada "el olvido es sólo un recuerdo más". Después de todo, sabía que nos teníamos el uno al otro y que, además, la vida te da grandes lecciones sin que lo notes. Yo había sido egoísta y no pensé que ella también tenía problemas, la había casi utilizado.