jueves, 1 de septiembre de 2011

Quemé

Todos apestamos. No sé por qué todos se molestan tanto en las apariencias. Finalmente todos por dentro apestamos. Nos preocupamos idiotamente por cosas irrelevantes mientras que esa no es nuestra naturaleza. De nuestro cuerpo emana sudor, flema, mocos, caca, así que digamos que tan limpios no somos. Es más si analizamos a profundidad, todas las entradas a nuestro interior son bastante cuidadas porque de lo contrario apestarían, es por ello que nos lavamos la boca, nos limpiamos el culo, nos quitamos los mocos y las cerillas de las orejas. Porque de lo contrario, más allá de los hábitos de higiene y la salud, apestaríamos. Entones no sé por qué el hombre es tan superfluo si, repito, su naturaleza no lo es.

Y no me miren feo por decir esto, miremos feo al que tiene un cuerpo que no emana ni flema, ni mocos, ni sudor, ni caca, porque ese sí que es extraño.


3 comentarios:

  1. jajajaja RARO EL QUE NO EMANE CACA, MOCOS, FLEMA, SUDOR jajaja!

    ResponderEliminar
  2. Superficialidad; tirarse pedos y eructar es lo más natural del mundo, eso sí, evitar hacerlo en lugares cerrados.

    ResponderEliminar
  3. el título del post lo dice todo jajaja, pero si uno lo piensa bien pues tienes razón

    ResponderEliminar