sábado, 27 de agosto de 2011

Cojudeces

Y después de todo el tiempo que ha pasado nos veo en mis memorias. Te veo a mi lado en aquella cama. Me veo abrazándote. Es extraño porque no lo recuerdo como protagonista, sino como un tercero invisible. Y ahora entiendo por qué todo falló. Éramos dos niños jugando a tener sexo. Nunca entendimos el verdadero sentido de lo que hacíamos. No no culpo, fuimos arrastrados hasta ese punto, sin saber por qué o con qué fin ¿Pueden dos niños de 15 años entender por qué unen sus cuerpos para la posteridad? ¿Ven realmente que sus vidas se marcarán por algo que ni entienden? Es raro ver ahora nuestros cuerpos desnudos sobre esa cama. Cuerpos púberes, que aún no terminan de desarrollarse. Cojudeces, eso es lo que son, cojudeces eso de que el que tira se vuelve hombre o el que tira desarrolla. Por el contrario, el que, sin saber el verdadero significado, tiene relaciones no es más que un niño jugando a tener sexo.


Qué bien se siente ¿no? Es casi orgásmico. Haz vuelto, gracias por eso.

Lima, 25 de agosto de 2011.
00:35

4 comentarios:

  1. "Cojudeces, eso es lo que son, cojudeces eso de que el que tira se vuelve hombre o el que tira desarrolla. Por el contrario, el que, sin saber el verdadero significado, tiene relaciones no es más que un niño jugando a tener sexo".

    Concuerdo totalmente contigo Huevoncio. Yo me inicié bastante temprano y en verdad que, como dice Arjona, uno puede tener sexo mil veces pero nunca hacer el amor. Puedes tener sexo a los 13 pero aprender a hacer el amor a los 20 y haber pasado 7 años jugando a ver como funcionan tus órganos. Más no.

    Que raro me siento hablando de castidad xD

    Un saludo, digno futuro hombre de leyes de mi ex facultad xD

    ResponderEliminar
  2. eeeeeeeeeeeeeeeeexacto! Cada uno, después de pasado el tiempo se da cuenta, si lo que hizo fue sólo por hacerlo o si realmente tuvo significado.

    ResponderEliminar