jueves, 19 de mayo de 2011

¿Por qué votar no votar por Keiko?

Yoani Sánchez publicaba hace unos días una columna en El Comercio sobre las elecciones en el Perú, en esta decía cuán importante eran las elecciones peruanas, no sólo en este grisáceo país, sino también a nivel internacional. Entiendo su preocupación, no sólo por el temor que significa que un país más se una al grupete de Chavez y aliados, sino por el impredecible futuro peruano y su posible configuración autoritarista. Sin embargo no creo que sea Ollanta quien nos lleve por ese sendero.
Yoani, nuestro país ya pasó por la dictadura, por la represión a los medios, la compra de influencias, las restricciones a las libertades, las violaciones de derechos humanos y todos aquellos hechos que suceden a un gobierno dictatorial. De modo que, ese anhelo de libertad siempre unirá a nuestros pueblos. Sin embargo hay una significativa diferencia entre el régimen fujimorista y el cubano, simple: la economía. A diferencia de Cuba, en Perú durante el régimen dictatorial se vivió un ligero despegue económico, luego de una terrible crisis y una elevadísima inflación llegó Fujimori padre quien luego de ciertas reformas económicas pudo salvar esa desacelerada economía . Por eso, y por el derrocamiento al terrorismo, aún muchos peruanos guardan cariño a Fujimori padre, tal vez por ello haya sido elegida su hija como una de los candidatos en la primera vuelta. Sin embargo quienes recordamos qué sucedió además de ello, sentimos un repudio y aberración por el sistema que implantó en nuestro país, un sistema lleno de corrupción, arbitrariedades y represiones a cientos de peruanos. No podemos votar por Keiko, porque como dice Vargas Llosa ello equivaldría a legitimar la peor dictadura que hemos padecido a lo largo de nuestra historia republicana. Por favor, entiéndenos. No podemos elegir a alguien que defiende todas esas violaciones, robos, alguien que amenaza con repetir aquellas atrocidades cometidas ya por su progenitor. No podemos, de ninguna manera, anteponer la economía a nuestros principios y valores. No debemos dejar que el miedo, como dice Patricia del Río, justifique nuestro voto por Keiko. No podemos elegir nuevamente a la agrupación que asesinó a miles de peruanos inocentes o no, con el fin de implantar medidas de seguridad. No podemos darle una nueva oportunidad al fujimorismo para que saquee las arcas del Estado. Sigo sin creer que más del 20% de los electores peruanos deseen volver a la compra de medios de comunicación, políticos y cualquiera que pueda brindar un apoyo, inmoral, al gobierno de turno.
Fujimori hija representa a el fujimorismo, su partido es Fuerza 2011 un grupete de ladronzuelos vestidos de terno y sastre improvisado para las elecciones, así como los que formó su padre en la década de los 90 (Cambio 90 y Perú 2000). Y frente a ello yo me pregunto, como ya lo he hecho en otro post ¿Cuál es la ideología del fujimorismo? ¡Fujimorismo! por el amor de Dios su nombre lo dice: hacer, decir y pensar lo que diga haga y piense Alberto Fujimori y Keiko representa, orgullosamente a ese partido (?). La relación padre-hija poco o nada tiene que ver en la política y menos aún cuando se defiende y representa a un traidor a la patria, porque alguien que habiendo sido presidente de un país, elegido democráticamente (por lo menos en la primera elección, de las otros dos no me consta) que luego renuncia a dicha presidencia desde el extranjero y repentinamente dice ser japonés  y es más, postula a una de las Cámaras legislativas japonesas es un traidor a la nación que lo eligió. Entonces, Yoani ¿debemos los peruanos elegir a la candidata del fujimorismo?...
Sólo una última pregunta ¿Votarías tú por la hija de Fidel Castro?..

Saludos desde Lima.

2 comentarios:

  1. entiendo totalmente lo que dices de Fujimori, pero el esta preso.
    Si algo se puede recriminar a este resurgido y parchado partido fujimorista, no es que Keiko sea hija de Fujimori, porque la gorda que cupla tiene, sino que vaya con gente que tuvo que ver con el gobierno de su padre, si de verdad quiera desprenderse de esa sombra debió ir con un equipo nuevo.
    Las recriminaciones de que es la hija, la primera dama del gobierno dictatorial, que no dijo nada, a mi juicio son jaladas de los pelos (en mi opinión).

    decir que en un gobierno de Keiko habra la misma corrupción, es como decir que en el de Ollanta habrá dictadura, no se sabe.
    Creo que ambos candidatos no fueron los mejores en estas elecciones y que solo fueron elegidos por el rechazo a los demás.

    ResponderEliminar
  2. Jamás en mi vida votaré por un FUJIMORI. Entra a mi blog y ve: http://elespejodemaxwell.blogspot.com/2011/05/una-dificil-decision.html

    ResponderEliminar