martes, 25 de enero de 2011

Recuérdame

Tengo un vago recuerdo, ni siquiera sé si es un recuerdo. Te veo caminando hacia mí, tus ojos verdes me miran inocentemente, tus dedos me señalan, tus labios pronuncian suavemente mi nombre. Lo que más recuerdo de esta suerte de memoria es tu sonrisa, siempre tan peculiar. Dientes casi perfectos, a pesar de nunca haber usado frenillos, labios delgados y había algo más, algo que no puedo describir, si eligiera una palabra para plasmarlo en este post estoy seguro que se tergiversaría. Eso te hacía tan especial, eras inefable. Muchas veces me pregunto si fuiste un sueño y nada más o si en verdad estuviste junto a mí, si realmente pasamos por todos esos momentos. Una parte de mí, seguramente la más racional, me dice que no, que jamás exististe y que todo es producto de mi imaginación, pero otra parte se aferra a esos momentos recreados en mi mente y los torna muy reales, los detalla, los reproduce y ahora a no sé si eso sucedió o todo lo imagino yo. En ese recuerdo, te acercas a mí y me dices que me amar, más que a nadie, que quieres seguir disfrutando más tardes de risas mirando el mar y esas noches de placer frotándonos y tocándonos en tu habitación. Es en ese momento cuando todo sucede de nuevo y no puedo dejar de pensarlo. La locación cambia, ahora vistes un vestido verde agua, de tiras y que te llega hasta la rodilla, yo no sé que tenía encima, sólo llego a ver mis zapatos negros, nos encontramos en una carretera, probablemente la carretera que conduce al sur limeño. Estás en la acera de al frente. Me miras,  me sonríes y gritas "Espérame, amor". Miras a ambos lados antes de cruzar y empiezas a correr hacia mí, pero cada vez nos distanciamos más, la carretera se ensancha. Pero ya estás casi frente a mí, me entregas un papel pequeño color azul que dice algo que no logro distinguir yo sonrío como nunca lo he hecho, me siento pleno. Doblo el papel en cuatro y lo intento guardar en mi bolsillo. Cuando alzo la cabeza para verte, lo veo pasar, es un camión, te empuja, te arrastra y yo nada puedo hacer desde mi lugar de espectador ¿Por qué? No puedo correr, ni siquiera gritar, sólo puedo mirar como la muerte te va alejando irrevocablemente de mí. Después todo se desvanece y me veo aquí, parado en una habitación completamente blanca, las paredes parecen tener esponjas o algo así y eso me agrada. Miro la puerta y veo que hay dos personas que me observan, hablan entre ellos pero no logro oír nada, digo un ligero "ah" para comprobar que aún puedo oír y aún lo hago, pero entonces ¿Por qué no puedo oír a las dos personas? Miro el piso y veo mis zapatos negros, son los mismos que tenía en esa memoria. Empiezo a relacionar los sucesos y busco desesperado en mis bolsillos y por fin la encuentro, es aquel papel color azul y aún está doblado en cuatro, lo desdoblo y ahora sí puedo comprenderlo, dice: "Por fin juntos, esta vez para siempre. Te amo".
Ahora todo tiene sentido...

5 comentarios:

  1. un rcuerdo vago de un amor?

    acotacion:
    -siempre he oido que es amor es solo una ilusion , pero debe ser mas que eso para hacer que las personas muestren sus emociones al maximo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya que sueño! ...y qué final del relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un sueño, o quizá fue una pesadilla?

    ResponderEliminar
  4. muero con ese sueño , q mas da xa pesadilla,

    ResponderEliminar
  5. No sé si fue pesadilla...
    pero fue un lindo relato al final. :)

    saludos!

    PD. Ese fondo de huevos, qé raro xD!

    ResponderEliminar