martes, 25 de enero de 2011

Recuérdame

Tengo un vago recuerdo, ni siquiera sé si es un recuerdo. Te veo caminando hacia mí, tus ojos verdes me miran inocentemente, tus dedos me señalan, tus labios pronuncian suavemente mi nombre. Lo que más recuerdo de esta suerte de memoria es tu sonrisa, siempre tan peculiar. Dientes casi perfectos, a pesar de nunca haber usado frenillos, labios delgados y había algo más, algo que no puedo describir, si eligiera una palabra para plasmarlo en este post estoy seguro que se tergiversaría. Eso te hacía tan especial, eras inefable. Muchas veces me pregunto si fuiste un sueño y nada más o si en verdad estuviste junto a mí, si realmente pasamos por todos esos momentos. Una parte de mí, seguramente la más racional, me dice que no, que jamás exististe y que todo es producto de mi imaginación, pero otra parte se aferra a esos momentos recreados en mi mente y los torna muy reales, los detalla, los reproduce y ahora a no sé si eso sucedió o todo lo imagino yo. En ese recuerdo, te acercas a mí y me dices que me amar, más que a nadie, que quieres seguir disfrutando más tardes de risas mirando el mar y esas noches de placer frotándonos y tocándonos en tu habitación. Es en ese momento cuando todo sucede de nuevo y no puedo dejar de pensarlo. La locación cambia, ahora vistes un vestido verde agua, de tiras y que te llega hasta la rodilla, yo no sé que tenía encima, sólo llego a ver mis zapatos negros, nos encontramos en una carretera, probablemente la carretera que conduce al sur limeño. Estás en la acera de al frente. Me miras,  me sonríes y gritas "Espérame, amor". Miras a ambos lados antes de cruzar y empiezas a correr hacia mí, pero cada vez nos distanciamos más, la carretera se ensancha. Pero ya estás casi frente a mí, me entregas un papel pequeño color azul que dice algo que no logro distinguir yo sonrío como nunca lo he hecho, me siento pleno. Doblo el papel en cuatro y lo intento guardar en mi bolsillo. Cuando alzo la cabeza para verte, lo veo pasar, es un camión, te empuja, te arrastra y yo nada puedo hacer desde mi lugar de espectador ¿Por qué? No puedo correr, ni siquiera gritar, sólo puedo mirar como la muerte te va alejando irrevocablemente de mí. Después todo se desvanece y me veo aquí, parado en una habitación completamente blanca, las paredes parecen tener esponjas o algo así y eso me agrada. Miro la puerta y veo que hay dos personas que me observan, hablan entre ellos pero no logro oír nada, digo un ligero "ah" para comprobar que aún puedo oír y aún lo hago, pero entonces ¿Por qué no puedo oír a las dos personas? Miro el piso y veo mis zapatos negros, son los mismos que tenía en esa memoria. Empiezo a relacionar los sucesos y busco desesperado en mis bolsillos y por fin la encuentro, es aquel papel color azul y aún está doblado en cuatro, lo desdoblo y ahora sí puedo comprenderlo, dice: "Por fin juntos, esta vez para siempre. Te amo".
Ahora todo tiene sentido...

sábado, 22 de enero de 2011

Re-lectura

Suelo olvidar lo que escribo, a las horas de dar click en 'publicar entrada' me pregunto ¿Y qué puse? ¿Qué dije? Para hacer frente a esta suerte de 'enfermedad bloggera' trato re-leerme. Abro mi blog y empiezo a leer un post al azar, por lo general antiguo. Alguna veces ya ni recuerdo por qué el título o digo : ¿Qué mierda? ¿Esto escribí? Y me puedo cagar de la risa al leerlo como también sentirme avergonzado y tener ganas de dar 'delete' a ese post.

Es como descubrirme, he llego hasta a sorprenderme de lo que escribo, reencontrarme con viejos sentimientos o anécdotas y sentir que al estar en escritos estos pueden cobrar vida y separarse un poco más de mí. Ya no los veo como lo que son- o como lo que deberían de ser- sentimientos guardados en mi mente/alma, ahora los veo como experiencias humanas que se pueden desarrollar tanto en mi vida como en la de cualquier otra persona

En todo caso es un buen ejercicio sobre todo si no te acuerdas de lo que escribes- como yo-, o si deseas leer aquellas experiencias que estoy seguro desarraigaste al momento de postear.

Saludos y ojalá pongas en práctica la re-lectura, amigo blogger.

domingo, 16 de enero de 2011

Agus

Agustina acaba de regresar de una fiesta, está agotada, cansada, confundida y con un dolor insoportable en los pies por culpa del taco 12 que decidió usar esa noche. Había pensado toda la semana en qué se iba a poner esta noche. No quería vestirse como todas las demás, huecas e idiotas: con top negro y falda arriba del ombligo, tacos y si quieres resaltar aún más y verte 'hippie' o 'artie' pues una vincha en forma horizontal bordeando tu sien.
Agustina es diferente a todas las chicas de 17 años, por lo menos eso es lo que todos dicen, así que esa noche decidió ponerse, además de esos dolorosísimos tacos 12, una blusa negra de bobos y un pantalón tipo 'baggy'. No sólo su vestir era diferente al de el común de las chicas de su edad. Agustina es una chica visualmente atractiva, tiene el cuerpo 'hollywoodensemente' perfecto, ojos azules y cabello castaño ondeado, a pesar de ello nunca ha tenido enamorado. No le gustan las fiestas ni el alcohol ni mucho menos el humo del cigarro. Ama leer, es su verdadera pasión. Suele salir a caminar por las playa y leer poemas de Vallejo en voz alta. Le gusta ir al teatro y caminar por Barranco sola, siempre sola. Odia todo lo convencional y lo que está de moda, por eso siempre está en busca de algo nuevo. No es que sea voluble, es que odia lo masivo. Aunque no porque algo sea masivo lo dejará de hacer simplemente porque lo es. Paradójicamente usa nextel desde los 12 años. Sólo porque su padre la obligó a usarlo, ya que para él era más barato comprarle un nextel corporativo desde su empresa. Cuando Agustina se apareció con su ladrillo en el bolsillo todo el colegio empezó a burlarse de ella ¿Quién pensaría que 5 años después varios de los que se burlaron mostraban orgullosos en sus 'nicks' y en sus perfiles de facebook sus números de red, incluido claro el asterisco?
En la escuela la marginan y ella no se siente mal por eso, es más llego a pensar que es ella quien margina a los demás ya que si alguien intentara acercarse a ella, esta lo rechazaría. Por esa y más razones en el colegio paran inventando rumores sobre ella: que es marihuanera, hermafrodita, cacinómana, en fin qué no han dicho sobre Agustina. No tiene muchos amigos, en verdad sólo tiene dos: Ramiro y Nicole, sus más grandes confidentes, con ellos sí siente que puede hablar libremente y burlarse de sus estúpidos compañeros de clase.
Nicole había insistido tanto en ir la fiesta de aquella noche- ella sí anda interesada en fiestas y todo tipo de eventos-, que Ramiro y Agustina terminaron aceptando ir.  Nicole les había pedido además que se arreglaran mucho ya que sería una noche especial, vaya sorpresa que terminarían por llevarse esa noche.
La fiesta era en la casa de una chica del salón de Nicole y como ella era la única que conocía dijo que su padre los llevaría, así que los tres quedaron en encontrarse en un Mc Donald's a las 9 pm. Agustina llegó 8:50 ya que le gustaba llegar antes a los lugares, aunque no sabía por qué lo seguía haciendo si sabía que iba a tener que esperar no sólo los 10 minutos de anticipación sino 15 más por la demora de los demás. Esa noche no fue la exepción, A las 9:15 un chico de camisa azul eléctrica y zapatillas plomas cruzó la puerta, era Ramiro. Agustina le hizo unas cuantas señas y empezaron a conversar mientras miraban los autos que llegaban al estacionamiento tratando de distinguir entre alguno de ellos el carro del papá de Nicole. Pero esta no se apareció sino hasta las 10:30 pm. se disculpó diciendo que tuvo una 'emergencia', pero nada hizo que se borrara la cara de poto del rostro de Agustina, Ramiro dijo un simple 'Okay' y todo estaba solucionado.
Llegaron a la fiesta y hallaron muchísima gente, casi todos atiborrando la barra. Ellos prefirieron sentarse en una mesa a conversar y rajar de todos. Aunque Agustina parecía bastante liberal, en verdad era una chica bastante conservadora, así que su raje inició por "las putas de mini-vestidos", como las llamaba ellas. Rajaron de todas y cada una de ellas sobre todo de Ariana "la que está en todas" comentó Nicole para que luego Agustina añada "y con todos". Las amigas pasaron la noche así: hablando y bailando. Ramiro por su parte no podía dejar de mirar a Agustina, siempre miraba a Agustina y ella no se daba cuenta. Quería con su mejor amiga desde hace 3 años, pero ella no lo sabía. Por eso no se quejó por la demora de Nicole, para él había sido fenomenal compartir esa hora junto a Agustina, es más quería agradecer a Nicole por haberse demorado. Esa noche Ramiro se había propuesto confesarle a Agustina sus ganas, no, no era amor eso lo tenía claro, era un cariño especial. No esperaba una respuesta inmediata, ni siquiera pretendía que le dijera algo, simplemente quería contárselo, como si se tratara de otra chica. Sin embargo las horas pasaban y Ramiro seguía sentado cual idiota oyendo a sus amigas hablar y de cuando en cuando bailar. Eran las 2 am cuando por fin se decidió, este es el momento -dijo-, al ataque. Pero no hizo nada, ni siquiera una insinuación así que todo siguió su curso. Hasta el momento de regresar. Como Nicole se quedaba hasta las 4 y ni Ramiro ni Agustina tenían permiso hasta tal hora se retiraron a las 2:30. En el camino él le dijo que le quería confesar algo, hay alguien, alguien especial, alguien que me gusta y te lo quiero contar porque eres mi amiga. Ah ya sé quién es la misteriosa nena soy yo ¿Cierto?-contestó la chica de pantalones anchos. Ramiro se quedó petrificado, no sabía qué hacer ni qué decir. Su cabeza estaba por explotar ¿Cómo diantres sabía, se había dado cuenta, era muy obvio, qué tenía que hacer ahora? Agustina soltó una carcajada, aunque esta fue disminuyendo de intensidad al ver el rostro de Ramiro. Bullshit es cierto, ahora era la cabeza de Agustina la que no sabía qué hacer ¿Y ahora cómo le digo? Ambos se quedaron callados, sus miradas se buscaron pero al encontrarse huyeron buscando el suelo. Caminaban por una calle llena de árboles, con hojas secas en la vereda y poca iluminación, a lo lejos se veía el edificio de un banco y un cielo muy iluminado.
Ramiro se armó de coraje y le dijo que no esperaba una respuesta ni siquiera una explicación, sólo quería que ella lo sepa. Agustina se sintió relajada al oír eso, pero aún sentía la preocupación por cómo decirle, finalmente decidió que sería sincera. Mira Ramiro, creo que si tú has sido sincero yo también tengo que serlo.  Hay alguien que me gusta desde hace tiempo y mucho, pero no se lo he podido decir a nadie, ni siquiera a ti por temor a ser rechazada. Hizo una pausa y vio la sonrisa en el rostro de Ramiro, era increíblemente grande, sus ojos brillaban y ella no pudo evitar sentir lástima.
Ramiro, a mí me gusta Nicole.
Esa fue la frase de la noche, hizo que la sonrisa de Ramiro se desdibujara, que Agustina se liberara y que ambos sintieran que podían seguir siendo amigos a pesar de esos insignificantes gustos.
Ahora Agustina está poniéndose el pijama y Ramiro acaba de llegar a su casa. Ambos sienten que pudieron hablar sinceramente, Ramiro está idiotizado, la chica que le gusta es lesbiana, perfecto. Agustina está confundida por lo que Ramiro le confesó. Pero más allá de eso ambos saben que podrán seguir siendo amigos, finalmente de eso se trata la amistad ¿No?



NOTA: Hace mucho no escribía, me siento feliz de poder haber terminado este post. Inicialmente tenía otro final, pero me llegó y lo borré.
NOTA 2: Este debe ser el post más largo en la historia del blog.

Quiero

Tengo un sueño, es extraño lo sé seguro muchos pensarán que soy un freaky por pensar así, pero qué me importa.
Quiero sufrir de catalepsia. Que todos piensen que he muerto, estar en pleno funeral y despertarme. Salir del cajón con una gran sonrisa ver qué me pusieron para ser enterrado, quiénes fueron, quiénes me lloran, quiénes no fueron. Sería interesante ¿No creen? Claro todo paja, siempre y cuando no me entierren con vida... Eso sí debe ser fatídico.

viernes, 7 de enero de 2011

'Castos enamoramientos'

Estos son 3 amigos de 18 años, los tres solteros, los tres universitarios, los tres inteligentes, los tres castos. Sí, ninguno ha tenido relaciones sexuales, salvo con su mano, si es que eso puede considerarse.

El mayor de todos, Juan, ha tenido 3 enamoradas. Con casi todas duró algo de 6 meses, pero a ninguna la quería. Después de verlas llegaba a su casa renegaba de estar con enamorada. A ninguna la soportaba y sólo continuaba con ellas por la esperanza de algún día poder cachársela hasta decir basta, como decía él. Pero como el tan ansiado día nunca llegaba se hacía una paja al terminar la semana, pero sólo una a la semana porque  si el Dia D llegaba no quería que lo encontraran con las pelotas secas y vacías.

Renato acaba de cumplir los 18 y como regalo su militar padre le dijo que tenía que volverse hombre así que lo llevó al departamento de unas 'amiguitas' en Miraflores. Sin embargo se quedó más casto y encima traumado. Las prostitutas fueron rudas, toscas y el acto no pudo concretarse. No por falta de erección, sino por un trauma. Renato terminó empujando a las mujeres y pagándoles más por irse antes de que la cita terminara. Hay noches en las que se arrepiente y desea regresar a ese edificio y pagar por una buena tarde de sexo, pero al pasar por esa avenida se estremece, empieza a sudar y el pánico regresa. Renato ha decidido esperar a la mujer indicada y tratarla con mucho amor y respeto. Esa experiencia definitivamente lo marcó. 
Renato tuvo una enamorada a los 15 años con la que se moría por tener relaciones, pero nunca llegó a decirle algo por temor a una cachetada. Al mes de terminar con ella se enteró que ella le había terminado justamente por nunca haber 'actuado'.

Y finalmente está Manuel. Manuel es el típico 'men'. Él está en todas y con todas. Ni bien entró a la Universidad estuvo con 3 chicas en el primer ciclo. Según todos sus amigos él DE-HE-CHO ya tiró, eso ni se pregunta y si alguien se atreve a hacer pues Manuel responderá: tss claro ¿Qué me crees pito? 
Sin embargo sus dos mejores amigos, Renato y Juan, saben la verdad. Manuel jamás ha tenido sexo. Se mete  'twice a day' con Manuela y tiene varias relaciones en un año porque ninguna chica lo aguanta más de 3 meses. 

Estos tres amigos forman un cuarteto con el último amigo aún no mencionado, Percy. Quien sí ha tenido sexo miles de veces tanto con prostitutas como con enamoradas y hasta con chicas que conoce en discotecas. Casi siempre hablan los cuatro y Manuel, Renato y Juan salen con sus dilemas existenciales por tener 18 y seguir 'pitos'. Percy les grita y les dice que dejen de la paja de una buena vez y ya se aburran de sus 'castos enamoramientos'.

lunes, 3 de enero de 2011

Veinte once

Ya no escribiré más sobre mi vida. Es la primera promesa para este nuevo año.
No quiero que este blog se convierta en un diario, trataré de usarlo para plasmar ideas o cosas así, pero ya no para escribir mis problemas internos. 
Segunda promesa: Bueno no sé si esto sea una promesa en sí, pero quiero enamorarme. Lo sé es raro ¿Yo, enamorarme? Pues sí, pero no ahora en verano, porque flaca en verano? No es la voz, porque sería ser infiel y yo no soy infiel. Hablando de infidelidades la próxima historia será de eso ¿Me haces recordar? Gracias.
Ah cierto tercera promesa: publicaré todos los borradores que tenga en esta puta cuenta y tal vez, sólo tal vez me anime a publicar el verdadero primer post.
That's all.