jueves, 18 de noviembre de 2010

A pesar de todo... (Parte I)

Todo empezó hace tanto que ya ni recuerdo cómo fue. Es como si siempre hubiese pertenecido a mi vida. No recuerdo un instante de mi adolescencia en el que ella no haya estado allí. A pesar de todo sí la quiero. A pesar las peleas, diferencias y demás siempre hubieron momentos tiernos junto a ella.
Estoy en un avión camino a Miami mientras que ella se queda aquí, en esta fría y lúgubre ciudad. A pesar de todo la quiero- pienso. Por mi mente pasan tantas cosas, recuerdos de todos esos momentos juntos. Y se me viene a la mente justo ese momento, el preciso momento en el que la conocí.
Yo tenía 17 años y cursaba el quinto de secundaria. Ella, por su parte, tenía 14 años y estaba en segundo de secundaria en un colegio de monjas situado a unas cuantas cuadras del mío.Nunca aparentó tener esa edad, por el contrario: siempre pensé que razonaba como una chica de mi edad, no sé si fue producto de relacionarse sólo con gente mayor o era algo inherente a ella. Ese fue uno de los motivos por el cual me enamoré. A diferencia de las chicas de su edad (e inclusive de algunas de mi edad) ella siempre se mostraba interesada en cosas diferentes, no andaba pensando en cosas burdas. No recuerdo un sólo comentario suyo fuera de lugar, por el contrario siempre me sorprendía con sus respuestas.
Fue en un quinceañero, ya lo recuerdo, cuando nos conocimos. En esos tiempos yo era bastante tímido, no estaba interesado en hacer nuevas amistades y realmente si había ido a esa fiesta era por la insistencia de un amigo, mi oriental amigo. Había insistido tanto en ir a ese quinceañero que fue imposible negarme.
Aturdido me desperté de esa especie de sueño recopilador, de pronto presté atención a una voz que hace varios minutos oía en el ambiente.
-Señor, señor ¡Señor!- gritaba la aeromosa, mientras sacudía mi hombro.
-Ah disculpe- respondí deconcertado -¿Qué sucede?
- Tiene que abrocharse el cinturón y apagar su celular, estamos a punto de despegar.
-Ok, gracias y disculpe, andaba distraído.
-No se preocupe señor.
Me empiezo a abrochar el cinturón y ahora ya empiezo a asimilar la idea. Nunca más nos veremos, hemos pasado tantas cosas juntos y ahora de pronto todo se acaba de un momento a otro. Todo sucedió tan rápido que no tuve tiempo de creérmelo. Miro por la ventana del avión y veo todo gris, la naturaleza juega a favor de mi corazón. Hoy no es un día feliz, estoy dejando el país en el cual crecí y viví durante 23 increíbles años. Dejo unos padres, una hermana, amigos por montón y sobre todo te dejo a ti, mi querida Luciana.
Ahora sí, ya no hay vuelta atrás. Cuando baje de este avión estaré en otro país y con la oportunidad de empezar de nuevo, pero esta vez ya sé lo que no debo de hacer. Bueno ni tan de cero, ahora tengo que formar una familia. Cuando llegue me espera un nuevo futuro, lejos de todo lo que conozco. Me espera una mujer embarazada. La madurez me ha invadido sin avisarme, se ha colado entre mis pensamientos hasta llegar a lo más profundo, mis principios, y se ha quedado ahí, se quiere quedar ahí, por siempre.
Las lágrimas empiezan a correr por mis mejillas mientras el avión empieza a avanzar lentamente, va tomando un poco más de velocidad, empiezo a sentir la presión, sigue avanzando y ahora tengo ganas de pararme y detenerlo, las lágrimas ruedan con mayor frecuencia y es porque sé que no puedo pararlo. Ya todo se acabó, se acabaron las 'segundas oportunidades', se acabaron las tardes enteras en el malecón de Miraflores, las mañanas durmiendo juntos, las noches de placer y de pasión. Ya no habrá nada más con la dulce Lucianita.
El avión empieza a despegar y mi mente está volando, siento la presión mientras recuerdo cada instante junto a ella, pasan muchas cosas por mi mente y todo es relacionado a Luciana.
Se acabó.
El avión ha tomado estabilidad y parece que mis sentimientos también.
Dejo de llorar y pienso: "A pesar de todo, si la quiero."


Lee aquí la parte dos

1 comentario:

  1. oh. amores que matan, lo se, simplemnete te entiendo!!

    jajajaxd

    un saludo

    aunque yo si lloro por casi todo!!

    ResponderEliminar