viernes, 5 de noviembre de 2010

Lo que nunca te conté

Lo recuerdo perfectamente, era un lunes 27 de septiembre. Tú y yo nos acabábamos de ver hace apenas unas horas, luego de ese efímero encuentro yo partí, pero no rumbo a mi casa como te lo dije, sino rumbo a la casa de Karina Lamasperra. Ella me había llamado y yo simplemente había accedido, sabía cómo decir 'no', sabía que debía hacerlo, sabía que si iba pasaría lo que pasó, aun así  accedí a ir a su casa. Coordinamos encontrarnos a las 7, ya que mis clases terminaban a las 5 (Sí, me refiero a esas aburridas clases de lenguaje que compartía contigo). El encuentro sería a 3 cuadras de su casa ya que yo jamás había ido a la mencionada vivienda. Al llegar pensé en ti, no creas que no lo hice, siempre estuviste presente, durante esas 3 horas pensé: ¿Por qué carajos ella no es como Karina Lamasperra? ¿Por qué no tiene esa habilidad para seducirme y excitarme?
Cuando la vi, supe inmediatamente lo que sucedería, ella tenía una casaca con un escote que permitía ver ese par de senos que tanto deseaba. Tenía un cuerpo espectacular, cualquiera hubiera dado los cojones por tenerla, cualquiera que no supiera que se apellidaba Lamasperra.
Karina me saludó con un caluroso beso en la mejilla izquierda, a pesar de que sabía que tenía enamorada Karina intentó pasar ese beso a la boca. Yo la rechacé y cobardemente le dije: "No Kari, estamos en la calle ya sabes que estoy con ella".
Caminamos rápidamente hasta su casa, ya sabes que camino rápido como si siempre anduviera ansioso por llegar al destino. Esa vez no fue la excepción, yo y Karina caminamos apresuradamente inclusive diría más rápido de lo común. Una vez que llegamos todo se dio como lo pensé, entré tras ella y cerré la puerta. El sonido del metal chocando con la madera de la puerta era un indicador, como la campana del ring, la lucha había de comenzar. 
Ella me empujó contra la pared y mientras me sacaba la correa me susurraba al oído: 'Ya no estamos en la calle, ahora sí nadie nos vera'. No te mentiré, cuando nos besamos fue inevitable compararlas. Comparé tus dulces y tiernos besos con sus rápidos, fogosos y excitantes besos. Tenían diferentes formas de besar, diferentes formas de amarme, pero la carne me llamaba en esos momentos y fue ineludible tocar aquellos senos ¡Qué senos! Nos desvestimos poco a poco pero rápidamente, ambos estábamos locos por tenernos el uno al otro, por amarnos y encamarnos.
Pero tenía que suceder, tenías que llamar, tuve que haber dejado el celular con sonido alto, tuviste que interrumpir tan 'perfecta' tarde con mi amante, ex-amor.
Yo, como es predecible no quería contestar, pero ella insistió en que lo haga para que 'dejes de jodernos de una buena vez'. Recuerdo haberte contestado molesto, agitado y un tanto apresurado por colgar. Me preguntaste si ya había llegado y mentí, descaradamente te dije: Sí, sí estoy en mi casa. Pero estaba durmiendo por eso me demoré. Tú me creíste y me dijiste que luego hablaríamos. Colgué y pensé en ti y no lo dejé de hacer desde el puto momento en el que presioné el botón rojo del celular hasta que cerré la puerta de Karina Lamasperra. Cuando colgué Karina ya tenía el condón el los labios, sabía lo que pasaría y a pesar de la excitación que eso me causaba y lo 'rica' que estaba Karina, no podía dejar de pensar en que estaba siendote infiel. Karina colocó el condón en mi falo con sus labios, fue delicioso nunca nadie me había hecho eso, menos tú. Cuando la faena terminó yo y Karina estuvimos un buen tiempo abrazados sobre su cama, ella me dijo que 'había estado mejor que nunca' y yo le respondí con un profundo beso en los labios.
Sí, ex amor, si bien a ti te había dicho que era casto, 'tan puro y fiel como San José', hoy te confieso: No lo soy, he tenido relaciones y las he tenido estando contigo, lamentablemente no contigo, pero sí mientras estuve contigo.
Sí, ex-amor, esto es lo que nunca te conté.

5 comentarios:

  1. La sinceridad es buena. Pasa que a uno siempre le pone contento hacer lo que cree correcto. Supongo que estarás feliz :)

    El sexo es bueno, pero no lo es cuando no es sincero.

    ResponderEliminar
  2. por la PUTAMADREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE


    Tenía un cuerpo espectacular, cualquiera hubiera dado los cojones por tenerla, cualquiera que no supiera que se apellidaba Lamasperra.



    ALA MIERDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA XD creo que escribes TAN GENIAL y que tenemos que reunirnos a beber, esto no es cierto dime que no lo es x)

    ResponderEliminar
  3. hahaha, yo le pregunte LO MISMO.

    ResponderEliminar
  4. la sinceridad del personaje lo es todo..
    además del conflicto en el que se encuentra: lo correctamente social y lo instintivo (así lo llamo yo)..simplemente genial

    ResponderEliminar
  5. describes muy bien las situaciones candentes. Deberías pensar en hacer novelas eróticas :)

    Lástima que no haya sido con tu pareja con quien tuviste estos encontrones. El sentimiento de culpa es una mancha que no se quita fácilmente.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar