miércoles, 13 de octubre de 2010

El caso de Tyler Clementi y algunas explicaciones

Tyler Clementi era un joven estudiante de la Universidad de Rutgers, ubicada en New Jersey, de tan solo 18 años de edad -es decir, sólo 1 año mayor que este escribidor-  un gran músico, tenía un gran desempeño con el violín según todos los medios, era muy amigable, suseptible y gay. Sí, sí gay, homosexual o como quieras llamarlo. Esta condición natural, fue convertida en una estaca por la sociedad que lo rodeaba, en un impedimento que lo acompañó hasta el último segundo de su vida frente al puente George Washington.

Imagino a Tyler como un chico cualquiera, normal, tranquilo, por sus fotos podría decir que era un poco tímido e introvertido, tiene una mirada especial. Luego lo imagino ahí bajo el puente, un simple cuerpo. Duele saber que la intolerancia y las burlas matan.

Tyler se suicidó lanzándose del puente George Washington, antes de esto escribió, el que sería su último estado en facebook: "Jumping off the gw bridge sorry." Pero ¿Por qué? ¿Qué tuvo que sucederle, qué desdicha había recaído sobre él para cometer tamaña atrocidad? Pues esto pasó: Tyler fue filmado durante un encuentro sexual con un hombre por su compañero de habitación. Como si no bastara con violar su privacidad y su intimidad, este video fue subido a la red, mejor dicho transmitido en vivo, agregando que el video fue publicitado por el joven en su cuenta de Twitter.  

Sí, Tyler acabó con su existencia por algo que jamás debió suceder ¿por qué la necesidad de grabarlo durante un momento tan privado e íntimo como el acto sexual? Pues, porque era gay. Suena duro, pero lo es. A un chico heterosexual no le hubieran hecho eso, no se hubieran mofado de él, ni hubieran difundido el video. Pero como Tyler era gay, pues su compañero de cuarto, cruel e inhumanamente, lo grabó y lo subió a la red. Tyler era un joven, un chico, ¡Pudo haber sido mi amigo, tu primo, tu hijo, tu hermano!

Pensé en Tyler y en la tortura que soportó, la humillación, la burla, el desconcierto, la discriminación, pero... un momento, Tyler no es el equivocado en esta historia, fue la sociedad. Quienes provocaron esto fueron los prejuiciosos, los que odian, los que discriminan, los que rechazan. Tyler no hubiera saltado de ese puente si su homofóbico compañero de habitación no hubiera violado su intimidad con el afán de burlarse, ni lo hubiera hecho si- este creo yo es el acto que más relevancia tiene- los demás estudiantes no le hubieran seguido la burla al primero. Todos una manada de borregos que siguen al agresor ¿Y la víctima? Destrozada, violada, deprimida.

Pueden decir que Tyler no tuvo coraje, que fue débil en asumir su condición, pero ¿Se han puesto a pensar qué pasaría si estuvieran en su posición? No, claro "si yo soy bien machito" ¿Existe peor respuesta? No es el hecho de ser sacado del closet -porque finalmente no sabemos si todos sabían o no si él era gay-, sino la violación y la humillación que supone ser grabado en un momento tan íntimo, que supones solo quedará entre dos. Seas heterosexual u homosexual eso supone una violación a tus derechos, una humillación a la que nadie debe ser sometido, salvo con su consentimiento.

Retomando la mente de Tyler, no era él el del problema, si analizamos profundamente, el problema es la intolerancia y una de sus expresiones más comunes: la homofobia.

Sí, tal vez Tyler no fue lo suficiente fuerte para enfrentar el problema, tal vez Tyler se intimidó, pero ¿Tú no lo harías? ¿Has pensado en su caso un momento? El video había sido difundido, casi divulgado. Para este punto muchos pensarán: "Ah pero entonces es su culpa por no quererse o no aceptarse". Pues tratemos de analizar la situación, pónganse en su lugar. El se sentía avergonzado porque había sido visto por decenas, tal vez cientos de personas mientras hacía el amor con alguien. A ello cabe agregarle que la sociedad mete la idea a todos que la homosexualidad es algo malo, anormal, inaceptable, digno de vergüenza, sino ¿por qué su compañero había difundido el video con el afán de burlarse de él? Una burla que terminó con una vida. Una humillación que jamás debe ser olvidada. Ojalá su compañero esté preso. Ojalá, a partir de este caso, todos recuerden que la intolerancia sí mata.

Así que la próxima vez que hagas una 'joda inofensiva' piénsalo dos veces, puedes ser el causante de una muerte absurda como la de Tyler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario